Salt al buit

“Yo siempre doy el cien por cien. Mi alma, mi poesía, mi estructura atómica, todo mi ser.” – Marina Abramović. 

Reina de la performance y una de las artistas más influyentes de las últimas décadas, Marina Abramović es una creadora radical que ha traspasado fronteras del arte exponiéndose a sí misma ante el público. Nacida en Belgrado, en 1974 ya presenta una performance llamada Rythm 5, en la que se sitúa en medio de una estrella de madera en llamas; perdió el conocimiento y, afortunadamente, alguien del público la rescató. U otra en la que se sometía, desnuda, a los deseos del público (desde recibir un corte en la garganta hasta ser apuntada con una pistola cargada). Aquí empiezan cinco décadas de acciones inagotables en las que se muestra en carne viva y despliega una personalidad al límite. 

Jovial, comunicativa y con la energía de una adolescente, el arte de Abramović sacude en el interior, es profundamente emocional. 

Luchadora incansable y pionera en el arte de la performance, su dimensión va más allá, convirtiéndose en un auténtico icono del arte.  

En 2023 presentará una retrospectiva en la Royal Academy de Londres: se convertirá en la primera mujer que expone en estas salas en sus 250 años de historia. 

Genio artístico que no deja de reinventarse, su curiosidad y la toma de riesgos no tienen fronteras. 

Atrevida y valiente, supera cualquier expectativa rompiendo los límites y llevando el arte a nuevas perspectivas. Abramović es sinónimo de dar un salto al vacío: icónica en todos los sentidos. 

¿De qué huyes?
No creo que haya huido nunca de nada. Si me topo con un muro enfrente, lo atravieso. No desvío la mirada. Es muy importante enfrentarse a los problemas, y no evitarlos. 

¿Podrías citar un ejemplo del salto al vacío que tiene que dar la sociedad en los próximos años?
No hay ningún ejemplo de salto al vacío que deba dar la sociedad. Todos, individualmente, somos responsables, y todos, individualmente, tenemos que cambiar nuestras conciencias para hacer del mundo un lugar mejor. 

¿Qué obra representa mejor el salto al vacío?
Bliz-aard Ball Sale de David Hammon, de 1983. Esta obra trata sobre el matrimonio entre la idea y la inmaterialidad, que, para mí, es el mejor ejemplo de salto al vacío. 

ESPECTÁCULO 
Del 9 al 11 de marzo de 2023 
Gran Teatre del Liceu  
7 Deaths of Maria Callas 
Una creación de Marina Abramović 

CONVERSACIÓN 
Lunes 6 de marzo de 2023, 19h
FOYER DEL GRAN TEATRE DEL LICEU
Conversación entre Marina Abramović, Víctor Garcia de Gomar y Leticia Martin